Ir a contenido

Sri Lanka, recorrido cultural en tuk tuk, ¿en serio?

Llegué a Kandy después de días de playa, montaña, plantaciones de té y alguna que otra fiesta. Empezaba mi recorrido cultural por el país.

No sabía qué iba a encontrarme allí, mi llegada a Sri Lanka había sido tan improvisada que no me había dado tiempo a mirar casi nada. Así que llegaba a la ciudad sin ninguna expectativa, con la idea vaga de subir luego al norte y ver algún templo por allí.

salon-bellessa
Podría haberme dado un homenaje en este “salon de bellessa” ¿Por qué no?

Y, ¿qué había en Kandy?

Pues un templo con un diente. Sí, el diente de Buda, guardado en siete cajas bajo siete llaves. O algo así. Lo que vi fue la ceremonia de apertura. Yo, ingenua de mí, pensaba que iba a ver un diente o algo parecido, pero lo único que pude ver fue una caja de reojo durante medio segundo, porque me iban empujando.

De todas formas no soy muy fan de las reliquias, ni de los dientes.

ceremonia-diente
El Templo del Diente o Sri Dalada Maligawa

Pero sí fue curioso ver todo lo que habían montado alrededor, como en todas partes. Al final es todo lo mismo, mucho oro y mucha parafenalia.

Y allí estaba yo, haciendo fotos y mirando a todos lados, viendo a la gente rezar y presentar ofrendas en forma de montaña de flores.

Había ido con Sébstien, un jardinero trotamundos y con una gaditana que estaba recorriendo Sri Lanka en tuk tuk, ¡¡Sí, una gaditana!! ¡¡Si, en tuk tuk!! Lorena, de viajasetumisma

tuktuk
Este cochecito es un tuk tuk, Sri Lanka está lleno, se usan sobre todo como taxis. Lorena me lo dejó para la foto 😉

Dambulla, Setenil de las Bodegas versión Budista

Y al día siguiente empezó el roadtrip, yo detrás con el pelo al viento viendo Sri Lanka pasar,  y las caras de asmbro de los que nos adelantaban al ver a una mujer extranjera conduciendo un tuk tuk.

Estarían pensando algo así:

-¿Comooooo? ¿Pero esto qué eees?

(Sonrisa, pitido, gesto de ok, más cara de asombro)

tuktukLore

Primera parada cultural, Dambulla, o el templo de Setenil de las Bodegas. Aunque oficialmente se llama “Templo de la cueva de Dambulla”

setenil
Setenil de las Bodegas es un pueblito de Cádiz bajo una roca, igual que este, solo que en vez de un templo hay bares.

Tras subir unas escaleras no aptas para todos los públicos nos esperaban muchos budas de los que a mí me gustan, desconchados y sin oro. Luego más budas de todos los tamaños en estancias oscuras que invitaban a relajarse. Por fuera, unas vistas escénicas a las que ya me empezaba a acostumbrar en Sri Lanka.

buda

buda2

Al bajar nos esperaban unos monos pandilleros para robarnos la merienda. Bueno, solo había uno que, en cuando me miró le lancé el bollo que tenía en la mano y quise salir corriendo. Pero nos fuimos acelerando con el tuk tuk, para ver una una pagoda de oro gigante, y un templo con más dientes, esta vez por fuera.

dientes
Templo Dorado de Dambulla. Me gustan las entradas que son bocas.

Sigiriya o la Roca del León

Ya quedaba menos para Sigiriya, mi lugar favorito de Sri Lanka.

Y allí estaba la roca.

portada

Ese peñón que se ve en la foto es una antigua fortaleza construida por el rey Kasyapa en el siglo V a.C., después de desahuciar a unos monjes que vivían allí desde hacía 100 años.

Tenía sus razones para echar a los pobres budistas de su monasterio, y es que quería trasladar allí la capital que hasta entonces había estado en Anuradhapura.

El rey en cuestión quería protegerse porque había emparedado vivo a su padre y después usurpado el trono a su hermano Moggallana, el legítimo heredero según las normas de la época.  Kasyapa, aunque era el hermano mayor, también era hijo de una mujer de casta inferior, así que nada de pensar en el trono.

Sobre la roca construyó un palacio y una ciudad en solo once años y allí reinó por siete años más.

Poco le duró hasta que llegó su hermano Moggallana con su ejército dispuesto a recuperar el trono. El rey usurpador viéndose acorralado no se atrevió ni a luchar, decidió suicidare cayendo sobre su espada.

O eso cuentan, porque hay otras versiones que ponen a Moggallana de cobarde y a Kasyapa de libertador. Pequeños detalles sin importancia.

vistas

Después de esta trágica o justa muerte, según se mire, la ciudad de la roca fue abandonada y los monjes volvieron a ocuparla, hasta el siglo XIV que la dejaron vacía completamente.

Pero lo que importa aquí es la roca y las actuales ruinas que los sigiriyenses se han apresurado a explotar cobrando 30 USD por entrada.

Muy caro para ver ladrillos, por eso no subí.

Mi presupuesto se había quedado tiritando después de dos templos, porque en Sri Lanka han acogido el turismo con tantas ganas que si siguen por este camino acabarán ahuyentando a los visitantes. Como referencia, ver el Taj Majal en India vale la mitad.

Lo bueno es que pude ir a la roca de en frente, Pidurangala, un poco más baja y mucho más barata. Además casi sin gente. Allí sí subí y una vez arriba no me quería bajar, es que esas vistas son para disfrutarlas un rato largo.

Solo bajé porque había bebido mucha agua, como siempre, y allí no había servicios. Además mi amiga Lorena que sí había subido a “la roca de verdad” iba a venir a recogerme con el tuk tuk. ¡Yeah!

ultimotramo
Esta es la única parte difícil para subir a Pidurangala, por eso mucha gente no se atreve y suele estar vacía.

Pero es de esos sitios en los que me quedaría a ver pasar las horas, con un libro o mirando al cielo, y me habría encantado ver la puesta de sol allí, aunque la bajada habría sido más que complicada a oscuras.

budaacostado
Por el camino te encuentras a este Buda

Cerramos el día con una cerveza bien fría (para los estándares de allí) y medio de contrabando, en nuestra terraza por la que a veces se veían pasar elefantes de noche, o eso nos dijeron, no sé yo.

Allí nos despedimos y se acabó el viaje en Sri Lanka. Me volvía a Colombo para coger mi vuelo a India.

comiendo
Comer con la mano es mejor 🙂

Por cierto, para los amantes de ciencia ficción, Arthur C. Clarke usó esta localización en uno de sus libros, Las fuentes del paraíso,  aunque la llamó Yakkagala (“La Roca del Demonio”). Ya lo tengo en el kindle 😛

¿Quieres formar parte de Mundokoanga?
Vente de viaje conmigo
Si te ha gustado, dale a alguno de estos botonesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on StumbleUpon

4 Comments

  1. gabi gabi

    Que chulii me ha gustado muchoo!! a ver cuando pones uno contando el curso de yoga en la India que estoy deseando !! un besico guapaa!!

    • Silvia Silvia

      Gracias Gabi! Claro, ya lo contar dentro de poco, tengo que compartirlo 🙂 Un beso

  2. Monica Monica

    Yo también estoy interesada en que cuentes como fue el curso de yoga, en donde lo hiciste y quien lo impartió. Y pon algunas fotos si tienes sobre el tema. Besos guapa! Si vienes a Sevilla y haces un grupo de yoga ,me apunto,creo que me hace falta!

    • Silvia Silvia

      ¡Hola Mónica! Qué bien que te interese 🙂 Contaré todo eso en un artículo que estoy preparando, fue algo muy especial. Y me encanta que te apuntes, sí quiero organizar algo cuando vuelva, no me puedo guardar todo lo que he aprendido. ¡Un beso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *